Competencia Digital Cero: Una Esperanza Formativa

Desde lo simple, es una iniciativa no empresarial, sin fines de lucro, sin apoyo gubernamental, más que el interés genuino de docentes que pretenden disminuir las brechas digitales, apoyando en la formación de sus colegas y sus estudiantes cuya misión es “Integrar a docentes de Iberoamérica en una comunidad de práctica solidaria para reducir la brecha en el uso de tecnologías digitales en los espacios educativos”.

Nuestra misión está enmarcada en disminuir la brecha digital en el ESPACIO educativo. Por ello hemos creado una analogía con este tema, en donde los profesores que mentorizan  y responderán a las preguntas en adelante llamaremos astronautas, a los que se inician consultando, son los cadetes (o sea los docentes que ayudamos)

Previo a la pandemia, Chile, venía golpeado por el fenómeno del “estallido social”, que tuvo efectos en la regularidad de las clases, muchas veces suspendidas por paros y seguridad de los estudiantes y docentes. Esta instancia sirvió de antesala para que desde las instituciones de educación, fuésemos buscando instancias de formación a distancia. Sin embargo, a pesar de que estas intenciones, aisladas y de simple contingencia, no fueron suficientes para afrontar la emergencia sanitaria actual.

 “Una libertad precaria es mejor que una esclavitud abundante” dice un dicho popular, y calza perfecto con la mirada positiva de la situación de implementación tecnológica que poseemos para afrontar una crisis de esta envergadura desde cualquier institución de educación pública (por ejemplo las universidades públicas, que representan al 16% de la matrícula total de educación superior (SIES, 2020), tenemos pocas y usamos las versiones que son gratuitas, seleccionadas a través de una curación previa) y muy probablemente en los colegios públicos el escenario sea similar. En escenarios donde la precariedad reina, es un campo furtivo para activar la creatividad de las personas, y es eso precisamente en lo que centraré este relato.

En la fase anterior a la crisis del Covid-19, en la universidad donde me desempeño como Asesor en Tecnología Educativa alcanzamos a trabajar presencialmente con los docentes en una metodología que les permitiese virtualizar los procesos formativos presenciales, a través de la metodología de “Diseño de Experiencias Formativas” (Gonzalez Grez, 2015) que funciona bajo la consigna ¿Qué es lo más importante de la asignatura? ¿Qué la hace imprescindible en la malla curricular y de alto impacto en el perfil de egreso del estudiante?”, desde una planeación fortalecida en metodologías como el Design Thinking y articulada a través de una estrategia de “Microlearning” para la implementación, en perspectiva de un proceso de aprendizaje adaptativo y flexible a las condiciones del contexto sanitario, potenciado a través de herramientas que fuesen de fácil adopción por parte de los docentes y sus estudiantes. Esta misma metodológia he tenido la oportunidad de trasmitirla a algunos docentes de colegios públicos, pues por su naturaleza permite extrapolarla a cualquier docente en cualquier aula.

Una de las claves, ha sido la flexibilidad, motivando a los docentes, a nivel de educación superior a utilizar Learning Managment System (LMS) tradicionales como moodle (que es el que funciona como “institucional”), pero permitiendo otras alternativas como google classroom, e incluso otros menos ortodoxos, como el uso de facebook para respaldar los registros de videoconferencias y así evitar que los estudiantes gasten sus planes de celular, ya que, para acceder no necesitan tener saldo en sus teléfonos prepago, herramientas que tambien han funcionado muy bien para docentes de colegios. 


Gracias a este proceso previo, hemos diseñado programas de apoyo a la docencia en contingencia sanitaria, por un lado seleccionando aplicaciones (de uso transversal) que pudiesen ser útiles a las distintas orientaciones, disciplinas y modalidades de las edades escolares, las asignaturas, y carreras (para el caso de las universidades), y por otro clasificando las metodologías más pertinentes a este contexto. Hoy no se puede hablar de un éxito, ya que, ahora nos falta ampliar la cobertura a todos los docentes en medio de la coyuntura. Sin embargo en las capacitaciones, que hemos realizado, se ha experimentado la solidaridad y la colaboración docente. Este proceso dará paso a un plan de capacitación autosustentable, puesto que a quienes capacitamos, realizan una transferencia activa de lo aprendido, capacitando a otros y así se amplía la cobertura del programa de apoyo al fortalecimiento en uso de metodologías flexibles de enseñanza en ambientes digitales de aprendizaje. 


Estamos vivenciando un cambio de época, de paradigma, pues la educación no volverá a ser la misma, hoy la distancia ha dado el necesario espacio a la auto-reflexión de cómo “he venido haciendo mis clases y cómo en verdad puedo aportar al aprendizaje de mis estudiantes”. Está naciendo la esperanza de una nueva educación, menos centralizada y más oportuna a los cambios que este nuevo mundo exige.

Co-Fundadores Heriberto Prieto, Antonio González Grezan, Luis Dávila, Javier Prada
"Generando una comunidad de práctica solidaria podremos reducir la brecha digital en los espacios educativos"
Grezan-Javi-Luis-Heriberto
Co-fundadores

En este escenario de esperanza y colaboración, ha emergido de forma espontanea un movimiento de cooperación nacional e internacional, es así como nace Competencia Digital Cero (CD0). Un proyecto social, sin fines de lucro, que busca a través de la formación en red del profesorado pueda acortar las brechas, de la población objetivo, definido en docentes que teniendo acceso a tecnología y conectividad aun no podido hacer una trasposición didáctica desde una praxis tradicional a una mediada por tecnología digital. En un estudio realizado sobre el 97% de los docentes declaró tener conectividad a Internet, y el 90% informó que estaba desarrollando algún tipo de educación remota, más de 87% de ellos reconoció no tener ninguna experiencia previa en educación virtual antes de la emergencia (ElEconomistaAmérica, 2020). 


La propuesta de CD0, desde una perspectiva de innovación contempla, el diseño de un sistema de formación no líneal que busca rescatar la identidad del maestro en el proceso de formación, no se centra en la documentación curricular, y junto con ello se inspira en la filosofía blockchain para descentralizar el conocimiento del modelo tradicional de la educación formal, mediante el uso de Blockcerts, un tipo de bloques para añadir a las blockchain específicamente pensados para documentar títulos y certificados académicos (Bartolome & Moral Ferrer, 2018), de esta forma la concepción del uso de blockchain en educación facilita la aplicación del aprendizaje sin costuras (seamless learning), pues en una misma práxis, se pueden validar aprendizajes previos provenientes de procesos formales, no formales e informales, para promover un aprendizaje contextualizado y conectado en comunidades mediante tipos de actividades de aprendizaje en contextos diversos con el objetivo de lograr un aprendizaje discontinuo (Lung-Hsiang, Ching Sing, & Guat Poh, 2017)


¿Por qué es necesario utilizar nuevos procesos formativos en la preparación del profesorado, para su menejo en un ecosistema digital? Existen un sinnúmero de marcos o frameworks que fomentan el desarrollo de habilidades digitales en los docentes; Los estándares de la DigcomEDU, el marco Común español de Competencia Digital Docente, los estándares ISTE, el marco británico de la enseñanza digital, el marco competencias TIC para el desarrollo profesional del docente colombiano, el marco de competencias y estándares TIC para la profesión docente en Chile, sin embargo, pese a la existencia de éstos, se debe orientar a los docentes en el reconocimiento y desarrollo efectivo de las competencias digitales para el aprovechamiento de las tic en procesos formativos (Cabero Almenara, Romero Tena, Barroso Osuna, & Palacios Rodriguez, 2020).

 

Por tanto, se hace necesario para colaborar con la docencia, una serie de etapas en las que, en este periodo de contingencia iniciamos con un enfoque del tipo consultorio, en el que los docentes encontrarán una serie de tutores voluntarios con una larga trayectoria en el ámbito de la educación y tecnología educativa de distintos países de iberoámerica, previamente sensados en sus competencias digitales para la docencia, con este análisis como insumo inicial, se ha levantado un catálogo de capacidades que tiene la organización, una suerte de áreas formativas que podemos ofrecer para cubrir las necesidades de los docentes que requieren ayuda en la trasposición didáctica de una pedagogía basada en la presencialidad a una que se apoye en entornos digitales. 


El funcionamiento del sistema es sencillo, pues en una primera instancia, el docente que desea solicitar ayuda, solo llena un formulario que lo caracteriza dentro del sistema. En éste se desarrolla el match entre su perfil y consultas con las capacidades internas de los voluntarios, generando el enlace entre docente tutor (que hemos denominado astronauta) y docente tutorizado (a quien hemos denominado cadete) asociados por sus características declaradas previamente. El proceso está gamificado, pues no contemplamos un proceso formativo tradicional, sino basado en preguntas que tenga el cadete, ya que hemos detectado durante el proceso y un estudio previo, que los docentes no cuentan con tiempo para procesos formales, cuyos objetivos instruccionales están determinados por terceros y no por sus inquietudes y necesidades formativas, aplicando a su vez tutoría entre iguales como estrategia para la formación del profesorado (VÍLLAGRA-BRAVO & VALDEBENITO-ZAMBRANO, 2019)

Junto al proceso, estamos registrando el proceso completo, para elaborar de acuerdo a la evidencia, un método que permita trabajar de forma más eficiente el fortalecimiento de las competencias digitales del profesorado (en ejercicio. Si bien la verdadera clave para un mejoramiento en esta materia se encuentra en la formación inicial del profesorado, interviniendo el currículo para incorporar de forma transversal, asignaturas que contemplen aspectos más profundos sobre la importancia de formar a la futura ciudadanía digital. Parte de este cambio pasa por motivar e interesar a este segmento de docentes. A modo de ejemplo, solo el 18% de las facultades de educación del país tiene más de una asignatura vinculada a las TIC. El estudio además indica que aquellas que tienen entre 1 y 2 cursos vinculados al uso de tic, son de carácter básico, poco diverso y con un limitado set de herramientas digitales (principalmente proyectores y ordenadores). Existe una preponderancia de enseñanza y actividades de aprendizaje tradicionales, asi también la frecuencia de actividades sobre cómo enseñar con TIC es menor que la de actividades en que solo el profesor las usa (Tapia Silva, Campaña Vilo, & Castillo Robledo, 2019). 


En este camino, de colaborar a disminuir las brechas digitales en iberoamérica, la comunidad de Competencia Digital Cero, propone un cambio en la forma de abordar el proceso de apoyar a la docencia, desde la perspectiva de la Heutagogía, pues los resultados revelan una actitud positiva y capacidad tecnológica de los estudiantes mayores en el aprendizaje, destacando el impacto que ello tiene en factores tales como la frecuencia de uso, el aprendizaje colaborativo y autónomo, la autopercepción del progreso y la motivación (Belda-Medina, 2019) 


Teniendo en cuenta que estos enfoques permitirán el desarrollo de un modelo en el que los docentes en ejercicio pueden vincularse a sus pares con más experiencia, determinará un enfoque en el que la validación no estará presente desde un esterotipo de educación formal, sino desde la relación del aprendizaje entre pares solucionando cuestiones de didáctica, evaluación con similares características, a lo que se suma que la interacción de apoyo provendrá desde distintas partes del iberoamérica, permitiendo al docente crecer no sólo en lo instrumental de sus habilidades docentes, sino tambien ampliar su contexto de referencia, aplicando un conectivismo social y disciplinar, que permitirá desarrollar redes de colaboración en la que significativamente las comunidades, es decir sus estudiantes y sus familias se verán beneficiadas con un ecosistema que prosperará en el ejercicio de una ciudadanía consciente de los deberes y derechos de la ciudadanía en convivencia digital, un espacio de esperanza para disminuir la brecha digital de nuestras nuevas generaciones.

Publicación en Revista K12 Digest

Trabajos citados

Bartolome, A., & Moral Ferrer, J. (2018). Blockchain en Educación: Cadenas rompiendo moldes (Vol. 1). (K. Hamilton Duffy, & N. Smolenski, Edits.) Barcelona: Colección Transmedia XXI.
Lung-Hsiang, W., Ching Sing, C., & Guat Poh, A. (2017). Seamless Language Learning: Second Language Learning with Social Media. Comunicar (25(50)), 9–20.
Cabero Almenara, J., Romero Tena, R., Barroso Osuna, J., & Palacios Rodriguez, A. (2020). Marcos de competencias digitales docentes y su adecuación al profesorado universitario y no universitario. Revista Caribeña de Investigación Educativa(4), 137-158.
ElEconomistaAmérica. (27 de junio de 2020). elEconomistaAmérica.com | Chile. Obtenido de elEconomistaAmérica.com | Chile: https://www.eleconomistaamerica.cl/actualidad-eAm-chile/noticias/10690905/07/20/Radiografia-del-aprendizaje-remoto-en-Chile.html
SIES. (2020). INFORME MATRÍCULA 2020 EN EDUCACIÓN SUPERIOR EN CHILE1. Servicio de Información de Educación Superior.
Gonzalez Grez, A. A. (2015). Inclusión del uso de las tecnologías de información y comunicación mediante utilización de un nuevo sistema educacional basado en un Plan de Experiencias Formativas (pef). Memorias, 11-19.
VÍLLAGRA-BRAVO, C., & VALDEBENITO-ZAMBRANO, V. (2019). Tutoría entre iguales como estrategia para la formación del profesorado. Revista Internacional de Investigación en Educación / Pontificia Universidad Javeriana, 11(136284245), 161-176.
Tapia Silva, H. G., Campaña Vilo, K. A., & Castillo Robledo, R. F. (25 de Septiembre de 2019). ANÁLISIS COMPARATIVO DE LAS ASIGNATURAS TIC EN LA FORMACIÓN INICIAL DE PROFESORES EN CHILE ENTRE 2012 Y 2018. Perspectiva Educacional, 59, 4-29.
Belda-Medina, J. (11 de Diciembre de 2019). EL APRENDIZAJE DEL INGLÉS (L2) MEDIANTE HERRAMIENTAS DIGITALES (TIC) POR ESTUDIANTES MAYORES DESDE UN MODELO ANDRAGÓGICO Y HEUTAGÓGICO. Tonos Digital, 38(28).

El equipo de Competencia Digital Cero, a través de Luis Dávila, ha realizado un compendio de herramientas digitales para fortalecer el aprendizaje y el trabajo docente. Este documento puede ser utilizado y difundido sin restricciones.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.