Es la Educación híbrida, ¿Una oportunidad para fortalecer los procesos de aprendizaje?

Ya se ha escrito muchísimo sobre los efectos del Covid-19 en la sociedad y sus múltiples dimensiones. Desde el sistema educativo, se ha puesto énfasis en distintas materias, desde la precariedad de los modelos educativos en torno a ser capaces de contextualizar el entorno en que vive la sociedad, la flexibilidad con que pueden abordar los desafíos que requiere la sociedad del conocimiento y el aprendizaje hasta la necesidades instrumentales de hardware y software que necesita la población más vulnerable (Naciones Unidas CEPAL, 2020). Sin embargo, también hay estudios reveladores, en que se evidencia que basarse en la errónea idea de que el aprendizaje solo depende del hardware/software y obvia el impacto del componente social de la educación, lleva a una solución miope que desbarata el enfoque de la “inversión económica” (Ames, 2021)

Los análisis posteriores, muestran que las instituciones educativas, como organización, no estaban preparadas; las habilidades digitales de los docentes no cubren las necesidades de una formación que requiere el uso de herramientas digitales para optimizar el proceso de enseñanza-aprendizaje, y las familias confinadas no cuentan con el tiempo ni la preparación para apoyar a sus hijos en sus procesos de aprendizajes. En el caso de los estudiantes de educación superior, éstos no cuentan con habilidades enmarcadas en la autonomía de su aprendizaje, ya que vienen acostumbrados a “hacer lo que les indican hacer para aprender” (que no estamos seguros que sea eficiente y efectivo, pero es lo que se hace en presencialidad). Por ello, si a esto le sumamos las desigualdades en torno al acceso de la tecnología y la conectividad y las medidas adoptadas por los ministerios de distintos países, para establecer rutas que permitan fluir un modelo educativo a distancia digital, muy difícilmente se encontrará una fácil solución en escenarios emergentes, no lineales, incomprensibles, inciertos y volátiles para la sociedad (IEBS Digital School, 2021).

En algunos casos, se realizan análisis críticos sobre cómo se deberían abordar los principales desafíos durante la pandemia y algunos incluso facilitando conceptos claves para abordar los retos. En el caso del Banco Mundial, nos presenta 5 principios Preguntar ¿Por qué?, Diseño y escala para todos, Empoderamiento de profesores, Participación activa en el ecosistema, respaldo de acciones basadas en datos (Hawkins, Trucano, Cobo, Twinomugisha, & Sanchez, 2020).

Sin embargo, estas propuestas se presentan como caminos macro para alcanzar los objetivos de fortalecimiento de la educación, pero tienen “bajadas” poco claras para los docentes, al ser elementos que no presentan el Cómo a la cotidianeidad de enfrentar grupos de estudiantes que desean resolver su ambiente de aprendizaje con mecanismos tradicionales, pues les han enseñado a ellos y sus familias el  método del sistema educativo formal como “único modo de aprender”, lo cual también levanta barreras de entrada, para la innovación. Estas y otras temáticas (pues el problema es multifactorial) limitan la intervención. Una de las alternativas que también se han probado, responden a las que han relevado organizaciones no gubernamentales, ni educativas formales, que han apostado por el cambio horizontal y no vertical. En plantear simplezas para abordar la innovación desde ejemplos más sencillos, que involucren, principalmente el no desaprender el tremendo capital que ha significado el aprendizaje durante 2020 al 2021 (Aguayo, y otros, 2022)  

Entre éstas alternativa nace la educación hibrida, que si bien no corresponde a un concepto nuevo, pues su base nace desde la irrupción de la tecnología digital en los espacios educativos, plantea un modelo de instrucción que une elementos de la clase presencial y el aprendizaje online. Ambas modalidades deben estar plenamente integradas en el curso de aprendizaje. En la siguiente tabla revisaremos los conceptos de la formación presencial y la formación online:

DimensionesFormación presencialFormación online
Configuración del espacio y del tiempo.Los tiempos y espacios se corresponden con los del aula.En cualquier momento y lugar. – Permite la regulación de los tiempos personales.

Proceso de enseñanza y aprendizaje.

Los procesos de enseñanza y aprendizaje se inician y se desarrollan en el contexto de las clases presenciales. – Hay espontaneidad en la participación de alumnos y docentes. – Requiere la respuesta inmediata de los participantes en el proceso formativo. – Se utilizan materiales que se caracterizan más por su extensión que por su diversidad. – Se prioriza la oralidad por sobre la escritura.

Mayor autonomía en el proceso formativo. – Se permiten ajustes en los programas de formación durante el curso. – Se cuenta con un registro de todas las intervenciones y participaciones que se pueden recuperar en cualquier momento y lugar. – Se dispone de un tiempo mayor para elaborar las participaciones, pensar y comprender. – Se distingue por la diversidad en el uso de actividades y materiales. – Se desarrolla de forma prioritaria la escritura sobre la oralidad.

Socialización.

Permite crear un vínculo estrecho de contacto cara a cara entre alumnos y docentes.Se produce el contacto con otros participantes a través de diversos canales de comunicación. – Permite conocer otras realidades personales y laborales.

Fuente : Morán, 2012

Ahora el desafío para el profesor es plantear como mezclar ambas modalidades, revisaremos un ejemplo sencillo, en el que se presenta potencialidades de la modalidad b-learning, propuesta que si bien no es lo mismo que educación hibrida, se presenta muy similar, y este ejemplo puede aclarar que se espera de la aplicación de un modelo de éstas características:

Para establecer el diseño de un programa en modalidad hibrida, se debe considerar las nuevas evidencias sobre “cómo aprendemos”, eso dará un sentido nuevo a la mezcla metodológica, para conformar un verdadero ecosistema de aprendizaje análogo-digital en torno al fortalecimiento de entornos enriquecidos para estimular el aprendizaje del usuario. Para ello les recomendamos revisar el siguiente video de Hector Ruiz Martín, autor del libro “aprendiendo a aprender”, el libro que da las claves sobre cómo aprende el cerebro y qué podemos hacer para desarrollar todo nuestro potencial. El propósito del autor con este libro es enseñar a aprender mediante las estrategias correctas para que los estudiantes aprendan y tengan éxito según la evidencia científica, descubriendo cómo aprende el cerebro y mostrando así las claves para mejorar la capacidad de aprender.

Estos elementos nos entregan las claves de que la educación hibrida, de hecho unos de los elementos que han revelado las neurociencias y las ciencias cognitivas es que los mecanismos por los que el cerebro aprende son prácticamente iguales en todos nosotros,, igual que los mecanismos por los que el cerebro aprende ve, por ejemplo. Nuestras diferencias como aprendientes son una cuestión de grado, no son cualitativas. Entre ellas destacan los conocimientos que ya tenemos, la motivación y las estrategias de aprendizaje que hayamos desarrollado (Martin, 2020)

 

Es por esto que situamos a la educación hibrida como una oportunidad de transformarnos en estrategas del aprendizaje, curando experiencias y contenidos de situaciones exitosas convergiéndolas en nuevas rutas de aprendizaje que recojan efectivamente lo mejor de la presencialidad y lo mejor de la telepresencia y asincronía de los procesos formativos, estamos llamados a ser modificaciones del entorno del aprendiente. A continuación revisaremos algunos aspectos que pueden orientar la selección de elementos tácticos que nos facilitarnos la elaboración de nuestras estrategias de aprendizaje en contextos híbridos.

Fig.1. La clase invertida en línea (representación): sincronía y asincronía activa (Sangra, 2020) Este modelo puede transposicionarse a la educación hibrida considerando la sincronía como el elemento “presencial”, sin embargo puede introducirse como un nuevo elemento, contemplando procesos formativos en presencia física, digital sincrónica y asincrónica. De esta forma ampliamos las posibilidades de ofrecer un enriquecido ambiente de aprendizaje multimodal para cubrir las necesidades y deseos formativos de la comunidad educativa.

De esta forma el rol del docente tiene distintas variantes. Por ello se hace imprescindible un nuevo enfoque del rol docente, de traspasador de contenidos a estratega de las condiciones para favorecer el aprendizaje como un catalizador de ambientes y ecosistemas donde los estudiantes experimentarán situaciones de aprendizaje únicas promovidas en función del contexto social donde se desempeñará el aprendiz.

Cinco estrategias claves para la docencia en línea y el tipo de presencia docente que se manifiesta (Sangra, 2020)

En la Universidad de Playa Ancha, nos hemos abocado a la tarea de desarrollar un ambiente propicio para el fortalecimiento de competencias digitales de la comunidad académica, entendiendo que las necesidades organizacionales son dinámicas y emergentes, como también se manifiestan de forma orgánica en respuesta al contexto. Por ello las capacidades individuales potenciadas, dará como resultado una inteligencia colectiva, capaz de afrontar el desafío de la transformación digital como un cambio en el mindset de la comunidad, por sobre el cambio de hardware o software, que queda relegado a un papel secundario dependiente de los requerimientos pertinentes, confiables y válidos para la acción formativa del medio enriquecido para el aprendizaje.

Bajo este contexto, se ha establecido el desarrollo de competencias digitales, por sobre los aspectos instrumentales que solo desarrollan destrezas en el uso de artefactos electrónicos, que den paso a la construcción y movilización del conocimiento. En un contexto donde la interconexión de computadoras es un vector para el perfeccionamiento e incremento de la inteligencia colectiva, puesto que solo somos inteligentes colectivamente, gracias a los diferentes saberes transmitidos de generación en generación, y en esta tarea internet es mucho más potente que la imprenta, la radio o la televisión, porque permite una comunicación de tipo transversal y una mejor explotación de la memoria colectiva (Angulo, 2015)

Para obtener el máximo potencial de estas herramientas necesitamos un sujeto con un uso intencionado de estas tecnologías, por ello la importancia de la competencia digital de los profesores no reside en el uso de herramientas o aplicaciones concretas, sino de tener la capacidad de catalogarlas en áreas de competencia digital: ya sea para buscar y gestionar la información, comunicarnos y colaborar en contextos digitales o para crear contenidos digitales. Los maestros no deberán ser expertos en manejar herramientas concretas, sino en adaptar cualquier tecnología o aplicación en la docencia y en proponer la realización de actividades que desarrollen estas áreas de competencia digital” (Suvires, 2020).

Estos elementos multifactoriales pueden devenir en un modelo de educación hibrido, que potencie las capacidades para aprender a aprender, que encamine a sus miembros hacia el aprendizaje a lo largo y ancho de la vida, a través de una mediación consciente de las tecnologías digitales, que permitan utilizarlas como un exoesqueleto para promover una “”educación aumentada”, que apoye y asista a los usuarios del modelo para aumentar las capacidades individuales y colectivas, promoviendo la colaboración y cooperación del sistema educativo.

Elementos Citados

Naciones Unidas CEPAL. (10 de 2020 de 2020). Repositorio CEPAL. Obtenido de https://repositorio.cepal.org: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45360/4/OportDigitalizaCovid-19_es.pdf
Ames, M. (2 de Noviembre de 2021). https://www.technologyreview.es/. Obtenido de https://www.technologyreview.es/: https://www.technologyreview.es//s/13771/los-ordenadores-gratis-no-bastan-para-cerrar-la-brecha-digital-infantil
IEBS Digital School. (9 de Noviembre de 2021). IEBS SCHOOL. Obtenido de https://www.iebschool.com: https://www.iebschool.com/blog/que-es-entorno-bani-management/
Hawkins, R., Trucano, M., Cobo, C., Twinomugisha, A., & Sanchez, I. C. (2020). Reimagining Human Connections Technology and Innovation in Education at The World Bank. Washington: World Bank Group.
Aguayo, C., Yyannu, Diaz, M., M. M., Xhardez, V., Ranmallo, V., . . . Sessa, M. (2022). HACIA UNA TRANSFORMACIÓN DIGITAL DEL SECTOR EDUCATIVO . Ciudad de México: Banco Interamericano de Desarrollo.
Martin, H. R. (2020). Aprendiendo a Aprender. Barcelona: Penguin Random House Grupo Editorial.
Suvires, M. (28 de Julio de 2020). América Economía. Obtenido de https://www.americaeconomia.com/: https://www.americaeconomia.com/articulos/notas/educacion-hibrida-la-alternativa-para-seguir-estudiando-post-pandemia
Sangra, A. (2020). Decálogo para la mejora de la docencia online. Barcelona: Universitat Oberta de Cataluya UOC.
Angulo, N. (2015). Infoesfera. Ciudad de México: Instituto Politécnico Nacional.
 
Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.