ACOMPAÑANDO A LA DOCENCIA EN EL TRÁNSITO A UNA FLEXIBILIZACIÓN DEL TIEMPO Y EL ESPACIO DEL PROCESO DE APRENDIZAJE

Desde que inicié mi investigación y gestión de mi auto aprendizaje en el ámbito de las competencias digitales en apoyo de la docencia y posterior estudios de doctorado, he estado presto a la observación del fenómeno que representa organizar las rutas que faciliten una mezcla de “sabores de aprendizaje” con ingredientes tales como “ubicuo”, “sin costuras”, “a lo largo de la vida”, “constante”, “en entornos personalizados”, “móvil”, “colaborativo”, “adaptativo”, “gamificado”, “invertido”, “entre pares y auto asistido”. Establecer un modelo es complejo, pues cada uno de estos ingredientes siguen de alguna u otra forma una ideología predeterminada sobre lo que debería ser la docencia del siglo XXI, bajo la etiqueta, casi de marketing, “centrada en el estudiante”. Esto último, se ha utilizado tanto durante la última década que se ha entendido como un paternalismo hacia el estudiante que finalmente le resta capacidad de autonomía y gestión de su aprendizaje.

La búsqueda de herramientas que faciliten este tránsito también es compleja, pues el panorama está bien nutrido de muchas alternativas, algunas muy específicas y otras muy generalistas incluso ecosistemas complejos y completos. Lo que hace que para construir rutas de aprendizaje que contemplen el pack de sabores mencionados anteriormente, se debe contar con muchas herramientas, que cuesta aunar o consolidar en una sola, por lo que la capacitación del docente se hace más compleja, y por tanto la transferencia de su experiencia digital a su alumnado no siempre llega de forma eficiente, perdiendo con esto el esfuerzo, descansando en instrumentalizar el aprendizaje.

En este trayecto, conocí la herramienta Nearpod, que se promovía en ese momento como una aplicación para crear presentaciones con herramientas de interactividad. Me hice usuario desde el 2015, luego recibí la invitación para ser Pionear Nearpod desde 2018, y en ese tiempo he tenido la oportunidad de utilizar las distintas herramientas que están contenidas en la aplicación y he visto su evolución en el tiempo.

En comparación, por mi experiencia capacitando docentes en el ámbito de la tecnología educativa por mas de 16 años, puedo con seguridad, decir que la evolución de los “Learning Management System” (LMS) debe estar en entornos digitales más flexibles, ambientes que no requieran instrucción instrumental, sino que gracias a su facilidad de uso den paso inmediato al trabajo tecno-pedagógico que permita el diseño de experiencias de aprendizajes que faciliten el desarrollo de habilidades digitales y en prospectiva de competencias digitales para la docencia y sus estudiantes.

Un camino avanzado tienen las plataformas de los gigantes en pugna hoy en día, Google Classroom y Microsoft Teams. Han comprendido que se requiere de un sistema y entorno no menos potente, pero si simplificado. Sin embargo, aquellas plataformas en sí mismas no terminan por facilitar el diseño de experiencias de aprendizaje, les falta la posibilidad de manejar “un gamepad” (como en la analogía de la imagen anterior) una herramienta que permita al docente, diseñar experiencias que tengan “todos los sabores” y que, dependiendo del contexto, hoy emergentes y dinámicos, pueda seleccionar que ingredientes tendrá la experiencia. Con ello la posibilidad, de transformarse en un estratega instruccional, que pueda hacer que el proceso de enseñanza aprendizaje se pueda hacer de manera sincrónica, asincrónica, en el aula, fuera de ella, presencial o virtual, formal, no formal o informal. Dando valor al proceso y no solo al resultado (a través de métricas automatizadas, que faciliten la toma de decisiones pedagógicas).

De esta forma y en la práctica de mi rol como asesor en tecnología educativa, y luego de haber conducido muchos talleres usando Nearpod como herramienta para abordar la flexibilidad de los programas formativos, que ayuden al docente, no solo en la contingencia de la emergencia sanitaria, sino en hacer frente a la etapa que vendrá a continuación, en que efectivamente se desarrollarán muchas más experiencias b-learning, se necesitará de mayor capacidad de resolución de cuestiones educativas en entornos digitales, no habrá tiempo de tener dos fases, etapa instrumental y luego tecnopedagógica, se necesitará aplicaciones que ayuden a crear entornos de aprendizaje flexibles y adaptativos.

 

En mi investigación hasta ahora, los resultados para la docencia son enormemente positivos. Se empoderan de su praxis docente, sin importar el medio, sino la estrategia pedagógica que hay detrás, en definitiva, en ello en lo que son expertos. Su comunicación con los estudiantes se hace mucho más efectiva, y por ende crece la motivación y el “clima de aula” no se sujeta a un espacio físico.

 

En eso Nearpod ha venido evolucionando a pasos agigantados, creo que solo le falta tener un sistema de video conferencia y un repositorio propio y terminar por transformarse en una categoría en sí mismo. Quienes se interesen los dejo completamente invitados a sumarse a las sesiones de trabajo que prepara el equipo en nearpod.com, y las que realizo en lo personal a través del siguiente formulario acceso al formulario

 

Un abrazo y bienvenido a seguir explorando formas de fortalecer la docencia y el aprendizaje digital.

¡Gracias por tu tiempo!

Antonio González Grez.,

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público.